jueves, 24 de junio de 2010

El Transbordador en Facebook


The Shuttle in English

"Transbordador" is the Spanish word for shuttle. I want this blog (and its related sites) to be a vehicle. A conveyance. A connection. A trip I can share with others, no matter how short it is. A link that makes part of other people’s itinerary for a while that may become a larger amount of time if you commute often.
Bring on your luggage.
Meet you aboard the shuttle.

sábado, 10 de abril de 2010

Que sueñes con los angelitos

Por Toto Imperatore.
De todas las noches de mi infancia, las verdaderas noches de infancia eran aquellas en las que mamá me arropaba en la cama para dormir, y papá venía, me daba un beso en la frente y me decía "que sueñes con los angelitos". No pasaba todas las noches, porque a menudo papá trabajaba hasta tarde y llegaba a casa cuando yo ya estaba dormido. Pero en las noches completas todo el significado de la infancia, el de ser niño, era dormirme bajo el techo protector del hogar, arropado por mamá, con la frente ungida por el beso de papá y el augurio de soñar con los angelitos desvaneciéndose de a poco en mi memoria auditiva.

Las 4 de la madrugada son esa frontera difusa entre hoy y mañana o quizá entre ayer y hoy, no se sabe bien. El Buenos Aires actual no es, a mis ojos, igual al de mi infancia. Las calles se convierten en dormitorio para centenares de sin techo ("personas en situación de calle", según el eufemismo anestésico políticamente correcto). Algunos son cartoneros que completaron la recolección y, dormidos junto a su carga, esperan a que se haga el día para viajar a sus remotos hogares. Otros, la mayoría, no tienen más hogar que la intemperie de las calles hostiles, a esa hora vacías. Muchos son niños. Lo que muestra la foto, entonces, no tiene nada de sorprendente, salvo que sucede en plena Plaza de la República, junto al Obelisco, el centro de la ciudad por antonomasia. Los tres pibitos eligieron dormir en medio del embaldosado, sobre la rejilla que emana el calorcito del subte.

Qué suerte que la foto es borrosa. Me dijeron que si se vieran bien los rostros de los pibes, yo podría ser demandado y castigado, porque ellos son menores y al difundir su identidad habría violado sus derechos. Derechos que la ley protege. Sí, se nota. Qué contrasentido doloramente absurdo. Al verlos pensé en los angelitos a los que mi viejo encomendaba mis sueños. Nadie les habrá deseado a estos pibitos, hace un rato, cuando se durmieron, que soñaran con los angelitos. Quizás no puedan, porque los angelitos son ellos mismos. El sueño es el estado de mayor indefensión del ser humano. El no tener un hogar, el estado de mayor indefensión de un niño. Un niño dormido en la calle es el más indefenso de los ángeles.

Publico esta foto para que yo, para que vos, para que todos nosotros, de aquí en más soñemos con los angelitos. Para que, noche a noche, los políticos, los funcionarios del Gobierno Nacional y los funcionarios del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en la que escenas como ésta se repiten a diario, sueñen con los angelitos. Con estos angelitos. Con todos los ángeles como ellos que hay desprotegidos. Para que ese sueño nos atormente, los atormente. Para que ni una noche, ni una sola noche, dejemos de soñar con los angelitos.

jueves, 28 de enero de 2010

El Merodeador de La Matanza

El Comisionado Cordon y el dúo dinámico, a la caza del Merodeador de La Matanza.
Volver al sitio de El Transbordador.
Una nueva y cruel amenaza se cierne sobre la gótica ciudad de Vanidópolis. En las calles penumbrosas, algunas poco iluminadas (no así las de los barrios de moda donde se privatizó el espacio público), otras atravesadas por los cráteres de bacheos inconclusos u obstruidas por empalizadas de obras viales sin señalización luminosa alguna, se proyecta la sombra siniestra de un nuevo enemigo público. Se trata ni más ni menos que del tenebroso Merodeador de La Matanza.

Guiados por el comisionado Burt Zak Cordon, los superhéroes del bien recargan sus poderes para combatir este flagelo.

Sería útil que el noble comisionado diera claves para reconocer tempranamente al malvado. Así los habitantes de Vanidópolis podrían tomar precauciones y estarían preparados para, llegado el caso, dar aviso sin demora a las fuerzas de la Ley. Además de saber que procede de La Matanza, algo más preciso debe conocer el comisionado acerca de su apariencia: sus raíces étnicas, la pigmentación de su piel, la traza de su vestimenta, el aspecto de su calzado, su jerga, sus gestos, su comportamiento.

Los generales de épocas no lejanas alertaban a la población respecto de la conducta y la apariencia típicas de los archienemigos de entonces. Sería interesante que el comisionado de Vanidópolis intentara un esfuerzo de descripción semejante.
_________________________________________________________
Ahora los hechos:
El nuevo jefe de la nueva policía de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA), Eugenio Burzaco, propone facultar a los integrantes de ese cuerpo para detener a personas que merodeen por la ciudad. Argumentó sobre la conveniencia de tipificar la figura del "merodeo" en la legislación contravencional porteña con las siguientes palabras:"es una herramienta muy útil porque, si una persona que vive en La Matanza y está en la Capital no puede explicar qué es lo que está haciendo, esa figura serviría para detenerla" (La Nación, 23-01-2009).

La Matanza es el más poblado de las 24 partidos (municipios) que rodean a la CABA, y que conforman el gigantesco conglomerado urbano conocido como "Gran Buenos Aires" (GBA). Según el censo de 2001 tenía una población de 1.255.000 habitantes, que seguramente sobrepasará el millón cuatrocientos el año que viene, cuando se realice el próximo censo. Sólo la propia CABA y 5 provincias argentinas lo superan en habitantes, incluida entre éstas la Provincia de Buenos Aires a la que La Matanza pertenece. Veamos algunas diferencias entre La Matanza y la CABA:

1) La Matanza es un partido con muchos jóvenes: en el 2001, 54% de su población era menor a 30 años, contra sólo el 40% en la CABA.
2) La población con necesidades básicas insatisfechas alcanzaba al 20% en La Matanza, y sólo al 7,8% en la CABA, según el mismo censo.
3) Un reciente estudio privado (La Nación, 18-06-2009) arroja índices de pobreza del 36,8% y de indigencia del 11,8% en el GBA, que en la CABA son del 13,9% y 3,1% respectivamente. Pero en el cordón urbano más distante, en el cual cae una vasta sección de La Matanza, la pobreza se eleva al 49,1% y la indigencia al 17,2%. Estas cifras difieren de las que publica el INDEC: según el organismo oficial, en el GBA la pobreza era del 17,8% y la indigencia del 4,7% en el segundo semestre de 2008, pero de todos modos la disparidad con la situación de la CABA era considerable.
4) Apenas el 39% de los hogares de La Matanza contaban con instalaciones de agua corriente y cloacas en el interior de las viviendas en el 2001, mientras que en la CABA el 99% de los hogares disfrutaban de esa condición.
5) Según el mismo censo, no más del 42% de los pobladores de La Matanza contaba con alguna forma de seguro de salud, mientras que ese porcentaje ascendìa al 74% en la CABA.

Se deduce entonces que el jefe policial espera que los potenciales agresores, en clara diferenciación con el habitante porteño medio, sean probablemente jóvenes, quizás pobres, y se presentarán en condiciones de higiene y salud que en la mayoría de los casos no serán óptimas. Un buen punto de partida para empezar a señalar a los merodeadores, y lanzar contra ellos a las fuerzas policiales.
Volver al sitio de El Transbordador.

viernes, 22 de enero de 2010

Publiboludez: Metrogas reclasifica especies de insectos

Volver al sitio de El Transbordador.
Al crear la sección PUBLICACA, mi intención fue resaltar ciertos mensajes nefastos que la publicidad nos transmite a diario. Lo que comento a continuación no encuadra en la categoría, porque no se trata de un mensaje de mierda. Pero sí es, por lo menos, una reverenda PUBLIBOLUDEZ (boludez publicitaria).

Recibí una insólita factura de $240 de Metrogas, de la cual mi consumo era apenas algo más del 10%, y el casi 90% restante era el enigmático ítem "recupero costo gas imp" (donde "imp", luego supe, quería decir importado). Encontrarle una explicación a esa factura (sin que necesariamente la explicación me haya dejado satisfecho) me llevó varias recorridas por el call center y la página web de Metrogas.

En esta última me topé con la siguiente publiboludez: al ingresar al sitio se dispara una animación que insta al usuario a ser previsor y hacer revisar sus instalaciones de gas en el verano para evitar problemas de seguridad en el invierno. Hago a un lado la intención, aparentemente sana, del mensaje, y también cuestionamientos a otros aspectos de fondo (¿ser previsor, cómo? ¿como no lo fue nuestro querido país en el manejo de sus recursos energéticos?), para reparar en algo más trivial y por ende mil veces más boludo: el eslogan publicitario invita a no hacer como la cigarra, que se pasó el verano cantando... ¡y miren cómo representan a la cigarra! Desde que esta publicidad fue concebida hasta que fue lanzada en internet, ¿cuántos publinabos que no diferencian una cigarra de un saltamontes hubo en la cadena? ¿O es que las alteraciones ambientales provocadas por la quema de combustibles fósiles ya están causando mutaciones en estos insectos?


Volver al sitio de El Transbordador.

jueves, 10 de diciembre de 2009

El tobogán de diciembre: memoria de Cromañón

Volver al sitio de El Transbordador.
Diciembre solía ser una cúspide. Una ascensión hacia la época festiva del año. El espíritu de encuentro, de regocijo, de reciprocidad, de confraternidad de las fiestas de diciembre transciende el significado religioso y el calendario que les dieron origen, y se derrama sobre toda la sociedad argentina, más allá de credos y culturas. Chicos y jóvenes disfrutan el fin de las cargas escolares. Muchos preparan las vacaciones. Todos hacemos en nuestras urgencias cotidianas un paréntesis que nos da tiempo para mirar hacia lo esencial, lo más noble, de nuestra condición humana ―y, como tal, divina.

Pero desde hace un lustro diciembre se ha convertido en un tobogán. Una pendiente que se precipita hacia la atroz certeza de lo que sucedió entonces y no tiene remedio. Cinco años atrás, el destino de los chicos que fueron a Cromañón se deslizó también por un declive cruel. La diferencia es que ellos no sabían lo que venía. Creían que estaban escalando. Iban a congregarse en la cumbre, con la alegría y el ánimo exaltado de la celebración. Fueron sorprendidos por la emboscada perversa que una colección de miserias humanas les tendió: la codicia, el desprecio por el prójimo y por su vida, la corrupción, el contubernio, la negligencia, la ignorancia, la ineptitud. A las que se agregaron, a lo largo de los cinco años que siguieron, la indiferencia, la cobardía, la complicidad, la traición.

En cambio ahora, en el presente, quienes fueron alcanzados por la tragedia (deberíamos ser todos, ¿no?) sí saben lo que viene a través de diciembre, hasta la noche del 30: el descenso hacia el abismo, hacia el momento en que la memoria del dolor (o el dolor de la memoria) se manifiesta es su más desgarradora intensidad. Ese instante que encontrará una vez más a familiares, sobrevivientes, amigos y adherentes reunidos en el homenaje silencioso pero determinado junto al santuario de Plaza Once. La justicia por Cromañón aún no ha llegado.
La foto es de Daniel Pessah y fue tomada de La Nación.
Volver al sitio de El Transbordador.

miércoles, 2 de diciembre de 2009

Alkimia funk (27.11.2009)


Encontré un motivo de consuelo para los nostalgiosos fans de Willie Crook and the Funky Torinos: existe Reiband, que el viernes 27 abrió la Cool Funky Night de Kimia. Funkearon de lo lindo en torno al groove encrespado del bajo de Nicolás Grillo y la batería de Nico Ortega, un tiempista notable que da intensidad y ubicación exactas a cada golpe, y también a las síncopas. En "Spirit", tema con el que arrancaron, Grillo compartió lucimiento con los vientos de Kidory (trompeta) y Juan Iraeta (saxo). Luego sobresalió especialmente en la urgencia (y en el solo final) de "Enjoy the funk", y sostuvo con mucha solidez el groove en "Waiting" (que se destaca también por su vibrante leit motiv). En "Like a devil", junto a la trompeta, ganaron protagonismo los teclados de Mariano Gall, lo mismo que lo habían hecho antes en "Lonely heart", allí en función rítmica. El frontman Leo Ortega, cantante, violero y autor de música y letra de los temas de la banda (casi todos en inglés), transformó la figura tranquila y reflexiva que es abajo del escenario y lució encendido y jugado en la vocalización. Por momentos, su viola electroacústica se arrimó a los teclados: ambos zigzaguearon juntos entre el ritmo y pintaron atmósferas de bella sensibilidad. Con "Heroína" llegaron las presentaciones, y los instrumentistas se turnaron para demostrar sus destrezas. Al ser presentado por Kidory, Leo provocó al público ("¿están listos para mí?"), y a continuación la banda explotó en el segmento final del tema de Sumo.
Volver al sitio de El Transbordador.

La segunda banda de la noche fue Suprafónicos. Desde el mismo comienzo de su actuación, el magnetismo del vocalista y frontman Felipe Herrera capturó a la audiencia: carisma, una voz que por timbre, caudal y limpieza cabalga nítidamente sobre los instrumentos. Dice con convicción las letras (en castellano), entona con musicalidad, y domina las modulaciones del soul. A todo eso Felipe agrega una buena dinámica corporal en el estilo hiperactivo y descuidado del hip hop, que si en Kimia no lució a full quizás fue por la falta de espacio en el escenario. La banda forma con Nano Novello en teclados, Alan Ballan en bajo, Peter Akselrad en guitarra y Luis Burgio en batería. Empezaron con aire a un Prince hip-hopero, se volvieron más latinos en "Enciéndelo" (¿o debería escribir "Enciendeló"?), viraron hacia el soul blanco de los 90 en "En el aire". Violas puntillistas con wah-wah, flanger, afiatados coros de soporte, teclados que crearon ambientes cohesivos o fueron bien picaditos al ritmo, y sobre todo eso: mucho ritmo, ritmo sobresaltado, ritmo sincopado, ritmo danzante. Ingredientes de un funk argentino que conquistó a la audiencia.

Volver al sitio de El Transbordador.

Cerró Pocketeers con su repertorio internacional de funk, disco, rock, pop. Hernán Albetoni, Carolina Rubiales y Valeria Nicali, el trío vocal de la banda, se plantaron al pie del escenario con mics inalámbricos y evolucionaron frente al público y entre el público. Por más que el despliegue posicional mareara un poco, no confundió a las voces, que sonaron plenas y perfectamente ensambladas o alternadas. Los Poketeers cubrieron "The power of love" (Celine Dion), "Superstition" (Wonder), "Long train Running" (Doobie Bros), "Born to be wild" (Bonfire, aquel hito de Stepenwolf), "Love rears its ugly head" (Living Colour), "Easy" (Faith no more) "I touch myself" y "Like a virgin" (Steinberg-Kelly), "Hot Stuff" y "Bad Girls" (Donna Summer), y "You shook me all night long" (AC/DC). Arriba, Mauro Miguez ocupó el centro de la escena y su bajo se hizo el eje del torrente musical que derramaron los Pocketeers. El batero Krlos Stefanizzi fue un motor que puso en juego recursos de distintos subgéneros musicales... hasta redobles y metrallas punkies. La viola de Pablo Valla mostró solvencia en la diversidad de estilos y funciones que demanda el repertorio de la banda. Los teclados reforzaron el despliegue orquestal. Finalizaron con "Tri-funk". La proximidad de los músicos y su calidad permitieron superar la difícil acústica del lugar y completar un show de alto impacto, para disfrutar.

Volver al sitio de El Transbordador.

Enlaces relacionados: website, myspace y facebook de Reiband; website, myspace y facebook de Suprafonicos; website, myspace y facebook de Pocketeers.

lunes, 30 de noviembre de 2009

Nunca taxi en Libario (22.11.2009)


La banda formada por Agustín Cosovschi, Esteban Salonia, Gustavo Váter y Sebastián Briganti mostró en el escenario de Libario bar una bifurcación más que interesante en la definición de su sonido. En nuevas creaciones, y en versiones al día de algunos temas de su primer EP "A las flores", prevalece ahora una base rítmica funky, en la que el bajo de Váter toma un rol protagónico en tanto el vivaz trabajo de bombo y redo de Briganti le pone urgencia al beat. Superpuesto, el rasguido constante y nirvanoso de las guitarras completa un original sonido de conjunto. Cuando abandonan la rítmica, la viola de Esteban se ocupa mayormente de los solos y la de Agustín de los riffs y los fraseos. En esta atmósfera, la primera voz de Agustín se vuelve más enfática y narra con convicción.

En Libario, los Nunca taxi, que por entonces habían clasificado a la semifinal del concurso Bandas al Aire de Estudio Urbano, insinuaron que en el presente de la banda conviven dos vertientes de su identidad sonora: esta funky de los nuevos temas o las nuevas versiones, y la del mencionado EP, que es la que hasta ahora han venido difundiendo. En el material de estudio, Nunca taxi deja traslucir influencias más notorias de Spinetta y los Beatles. Aunque, por cierto, circunscribir el parentesco a esos dos nombres sería desconocer que el mapa genético de estos nuevos artistas tiene rastros de un amplio abanico de predecesores insignes. Allí la voz de Agustín se luce en modulaciones que evocan al propio Flaco, a Vox Dei, a Arco Iris, y se combina con la de Esteban en logrados ensambles vocales.


Agustín sostiene: "En realidad, nuestra música combina varias vertientes: Los Beatles, Spinetta, el rock indie al estilo de Franz Ferdinand, The Strokes y todas las influencias del post-punk. Y hay dos temas más funk que yo sin embargo ubicarìa más en las raíces de Soda Stereo: Vuelto Pájaro, porque me parece medio popero, y La Mesa Verde, porque lo compuse a los 17 años y en esa época escuchaba mucho Soda." En el costado Beatle, Agustín menciona a Pequeño Percance (tiene aires al álbum The Magical Mistery Tour, y Esteban lo cantó a lo McCartney en Libario), Mi Perro Sebastián (festiva aunque levemente nostálgica), y Perfume. Entre las spinetteanas, a A las flores (que así suena en el EP, con un solo de guitarra jazzeada de Esteban, pero en Libario fue una de las encabezó la revuelta funk), Rito Inicial, y Jazmín. Y entre las indie rock-post punk, a Falta poco y Lucy (la más rocking y uno de los platos fuertes en los shows de la banda).

Asimismo reconoce las mutaciones. "No nos propusimos reversionar nada pero al mismo tiempo estamos reversionando todo. Empezamos a tocar con más funk y yo aproveché mi Fender Telecaster nueva para cambiar mi sonido y tocar siempre con ganancia media. Así que ahora me centro en dos sonidos: uno con distorsión de ganancia media, y uno limpio que uso más puntualmente. En parte por eso los temas se rockean más. Buscamos un timbre un poco del rock indie inglés, acercarnos más al timbre del post-punk y el new wave. Para eso Váter usa púa en muchos temas y yo aprovecho el sonido más latoso de la Telecaster nueva".

La mesa verde y Lucy componen el single que los chicos están grabando actualmente, en el que quedarán registradas las nuevas tendencias estéticas de la banda. Pronto se lo podrá escuchar en su página de myspace.


Enlaces relacionados: myspace, facebook y un video de Nunca taxi.